Transcription

Nóesis. Revista de Ciencias Sociales yHumanidadesISSN: [email protected] de Ciencias Sociales y AdministraciónMéxicoSilva Montes, CésarLas dimensiones de la globalizaciónNóesis. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades, vol. 17, núm. 34, agosto-diciembre, 2008, pp.236-262Instituto de Ciencias Sociales y AdministraciónCiudad Juárez, MéxicoDisponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id 85913301009Cómo citar el artículoNúmero completoMás información del artículoPágina de la revista en redalyc.orgSistema de Información CientíficaRed de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y PortugalProyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto

En el presente artículo se analizacómo en el marco de la globalizacióneconómica México, uno de losregímenes más estables del mundodurante seis décadas, sufrió unasevera crisis económica, política ysocial en 1994 y que seis años despuéspropició el arribo a la Presidenciade la República del Partido AcciónNacional (PAN). La llegada algobierno de un partido de derechano mejoró la democracia electoral en2006, disminuyó la seguridad social,aumentó la subordinación económicay política a Estados Unidos (EU) yla corrupción en la administraciónpública. En Ciudad Juárez, se observó laprofundización de la maquiladora comomodelo de desarrollo y el ascenso delos cárteles integrados a la aldea globaldel narcotráfico durante el gobierno deVicente Fox, que aspiró a consolidar unEstado Nacional de Competencia. Enesta coyuntura, se plantea la experienciadel movimiento zapatista como unnuevo sujeto histórico que se resistea la globalización (Arriarán, 2002)y una alternativa en México por sudemocracia directa con un gobierno sinprofesionales de la política orientada aformar una ciudadanía diferenciada yautogestiva.PALABRASCLAVE:Globalización, economía,movimiento zapatista.Globalization,Key economy,ZapatistaWords: movement.The Dimensionsof GlobalizationThis article examines how, under thepressure of powerful globalizing forces,México, which had been one of the moststable regimes in the world for over sixdecades, underwent a severe economicand political crisis in 1994, a crisis whichprompted the arrival of the NationalAction Party to the Mexican presidency.The arrival of a right-wing party to thepresidency did not imply an improvementof the Mexican electoral democracy in 2006,but instead diminished the social securitysystem, increased Mexican dependenceon the American economy, and added topublic corruption. In Ciudad Juárez, themaquiladora model of development becamefurther entrenched and the nexus withthe global drug trafficking networks grewduring the Fox administration, in spite ofits aspirations to create a meritocratic State.Here, the author posits that the Zapatistamovement is a new historical entity ofresistance to globalization (Arriarán, 2002)and an alternative for Mexican democracyin the face of an unprofessional politicalclass; an alternative where the citizenrycan act on its own diverse interests andnegotiate its own solutions.

Las dimensionesde la globalizaciónCésar Silva Montes11Docente-investigador de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.Correo: [email protected], [email protected] de recepción: 28 de mayo de 2008Fecha de aceptación: 6 de julio de 2008

Las dimensiones de la globalizaciónPara Sofía, con el anhelo de quela alcance el sueño zapatista.“La globalización no es un concepto serio. Nosotros,los norteamericanos, lo inventamos para ocultarnuestra política de penetración económica en el exterior.”John K. Galbraith2IntroducciónNóesisLa238globalización se considera irreversible y contiene elementoscomunes, fundamentalmente económicos, como la internacionalización del capital a través de la tecnología y el movimientolibre de mercancías, servicios, información y dinero (Cano, 1999).La globalización como una categoría histórica-analítica es útil paracomprender el momento actual del capitalismo caracterizado por elfortalecimiento del monopolio de las empresas trasnacionales, el aumento de la migración de la fuerza de trabajo y la desregulación delas economías nacionales para facilitar los tratados de libre comercio.Las leyes del mercado y las organizaciones económicas mundialesahora rigen el intercambio entre los países. Asimismo, las modernastecnologías aplicadas a la producción y la caída del denominado bloque socialista abrieron nuevos mercados.Como un proceso la globalización genera paradojas: mientras seavizora un Estado supranacional se fortalecen los Estados-nación;cuando se piensa en un mundo ideológicamente unipolar, la internettrasciende el control de la información y es un medio de enlace paraconocer la diversidad de pensamientos; el discurso que sentencia elachicamiento del Estado en lo económico y lo social, se rebate con2Citado por Atilio Borón (2003: 136).

34En la crisis de 2008 no fue la excepción. La crisis se inició en Estados Unidos en el sectorhipotecario y arrastró a todos los países del mundo. Aunque la estrategia fue el rescatede las grandes empresas automovilísticas, bancarias y de seguros, se volvió a prestarayuda en seguridad social para las personas desempleadas, como un recuerdo del Estadode bienestar.Cuando cayó el Muro de Berlín, la retórica hegemónica sentenció un mundo feliz, pero19 años después, sin embargo, parafraseando a Naomi Klein (2002), la globalizaciónprodujo ventanas para el libre comercio y vallas para la gente. Las vallas que privatizanel agua en Soweto, la desregulación que excluye a las personas de las escuelas, hospitales,del trabajo, de sus propias granjas, casas y comunidades; crece la inseguridad y las empresas privadas de protección de las propiedades se multiplican. Los países capitalistasmás desarrollados empiezan a tener el paisaje del Tercer Mundo en la periferia de susciudades.César Silva MontesVol. 17 número 34 2008la mayor intervención del Estado para controlar la economía;3 loscapitales se globalizan pero también el crimen. Más que homogeneización, la globalización alienta la polarización, la universalizacióndel mercado genera la exclusión de regiones. Las fronteras parecendesdibujarse con los tratados de libre comercio (TLC), pero éstas serefuerzan con los bloques económicos o los muros como el edificadoen la frontera México-EU que divide simbólicamente el capitalismorealmente existe y los países explotados de América Latina. Además,el muro representa la esencia de la globalización: el tránsito francode mercancías y la integración de mercados, y las murallas y la exclusión de seres humanos.Aunque la globalización es un hecho con preponderancia económica, incorpora, cuando menos, otras tres dimensiones (Hirsch,1996: 85): la técnica, asociada a la revolución tecnológica para elaborar y transferir información a los mercados; la política, el fin dela guerra fría y de los bloques capitalismo-socialismo se interpretócomo una victoria del modelo de democracia liberal y de EU, enespera de un gobierno mundial;4 y la ideológica-cultural, signada porla universalización de los valores, la preeminencia de los principiosliberales en los derechos humanos y la generalización del modelo deconsumo, vinculado al monopolio de los medios de comunicación.En la dimensión económica la globalización no es un fenómenonuevo ni inédito. Su origen se ubica en el mercantilismo de algunasciudades europeas en los siglos XIV y XV, en el intercambio de mer-239

Las dimensiones de la globalizaciónNóesis240caderías que estableció Marco Polo entre Oriente y Occidente. Ulrich Beck (1998: 41) describe las posibles etapas históricas de la globalización: Marx, siglo XV con el capitalismo moderno; Wallerstein,siglo XV con el sistema mundial capitalista; Robertson, 1870-1920,lo denomina multidimensional; Giddens, siglo XVIII con la modernización; y Perlmutter, al final del conflicto Este-Oeste, la nombracivilización global. Para Hirsch (1996) y (Saxe-Fernández, 1999), elcapitalismo es un sistema global desde su origen, vinculado al colonialismo e imperialismo.Según Saxe-Fernández (1999), la globalización no presenta rupturas fundamentales con la experiencia del pasado capitalista. Entonces no es algo irreversible y abstracto. No obstante, el discursoglobal divulga la idea de un mundo interdependiente donde la soberanía económica es un anacronismo, y lo congruente es privatizar lasempresas y los servicios controlados por el Estado para competir enla reestructuración de la producción mundial. Desde esta perspectiva, la globalización se manifiesta en el discurso de los teóricos gerencialistas (Borón, 2003) como un proceso irreversible que no dependede opciones políticas, sino de necesidades económicas.En la globalización económica (Forrester, 2000), sustenta que elafán de ganancia es incompatible con el empleo y la economía sedestruye por la especulación provocando que los fondos sociales paraeducación, salud y pensiones se recorten. Aporta datos y nombres deempresas guiadas por la lógica de que “la competitividad exige ”,se fusionan y su primera estrategia es reducir empleos para elevar sucotización en la bolsa de valores y se desplaza la solidaridad social.Borón (citando a Barlow, 2003: 47-48) ilustra la paradoja de las200 megacorporaciones que alcanzan ingresos por 7.1 billones dedólares anuales y acumulan una riqueza equivalente al 80% de la población mundial, pero emplean a menos de un tercio del 1% de lafuerza de trabajo en el mundo. Otra incongruencia de la globalización es: mientras un amplio sector de la población no tiene serviciode agua potable, la prioridad son las autopistas de la información.Paradojas que pueden sintetizarse en: modernización económica ytecnológica, y marginalidad.

César Silva MontesEn este breve recorrido por la globalización económica es evidente que se acrecentó la distancia entre los países ricos y las nacionespobres, ahora denominados el Norte y el Sur, respectivamente, sepolarizó al mundo y emergieron problemas de alcance internacionalcomo los derechos humanos, el medio ambiente, la delincuencia, lapobreza, la insalubridad. En suma, la globalización es un procesode internacionalización del capital que se profundizó en los ochenta con base en las revoluciones tecnológica e informática dirigidaspor el poder financiero. La crisis del Estado de bienestar que ya noreguló la economía ni amplió las posibilidades de inversión y de losmárgenes de ganancia al capitalista fue la puerta de acceso a la globalización. Para insertarse en la globalización, los países empezarona conformarse en Estados nacionales de competencia.En la dimensión económica, la génesis inmediata de la globalización la ubica Hirsch (1996), desde una perspectiva sociopolítica, amediados de los años setenta cuando comenzó la crisis del Estadode bienestar (EB). La característica central del EB fue su papel deinterventor en la economía, la producción y el consumo masivos quegarantizaban las condiciones de reproducción del trabajo y del sistema social con las instituciones públicas de seguridad social. Estascondiciones de vida fueron posibles, también, por las luchas proletarias y porque la seguridad social era una necesidad estructuralpara controlar a la sociedad, aunado a la burocratización de la vidacotidiana. La vigilancia y la supervisión de las personas en el EB serealizaron mediante las credenciales de identidad, las solicitudes deatención médica, los sistemas de selección de estudiantes; además,con los expedientes policiacos y/o de afiliación ideológica a los sindicatos, a los partidos políticos y en los procesos electorales.No obstante, la burocratización y la estatización disminuyeron lacapacidad del EB para controlar, mediar los intereses y resolver losproblemas sociales. Por tanto, el EB se debilitó y no pudo regular eldesarrollo de la sociedad capitalista, esencialmente, porque los par-Vol. 17 número 34 2008Del Estado de bienestar al Estado nacional de competencia241

Las dimensiones de la globalizaciónNóesis242tidos, los sindicatos y las organizaciones gubernamentales perdieronsu legitimidad y su papel de actores sociales (Hirsch, 1996). Situación que polarizó a la sociedad en un sector moderno formado porcapitalistas, clase media y trabajadores calificados, y otro marginalintegrado por trabajadores no calificados, discapacitados, jubilados ytodas las personas consideradas prescindibles para el desarrollo económico. En la coyuntura, emergieron organizaciones ciudadanas independientes del aparato político en reclamo de mejores condicionesde vida y surgieron conflictos en demanda de democracia, respeto alos derechos humanos, conservación del planeta, entre otros.En el EB los partidos como aparatos burocráticos de clase, hastala fecha, integraron a las masas dominados por élites y elaboraronprogramas acordes a la lógica del mercado, disfrutaron privilegios jurídicos, creciente financiamiento público, lo que generó una tendencia a mantener el estado de cosas (Hirsch, 1996). Para los partidos elproceso de reestructuración social y económica se perfeccionaría conmedios administrativos, disminuyendo la corrupción y aliados con elcapital internacional sin realizar grandes reformas en la economía,planteamientos similares de los partidos políticos de la derecha y laizquierda en la elección presidencial mexicana de 2006.En la época del EB se acuñó la frase “democracia de mercado”basada en el principio de “democracia-dólar-papeleta de voto” (Alvater, 1997: 52), en la que los partidos políticos “venden” a sus candidatos-candidatas a través de campañas publicitarias congruentes conla mercadotecnia de las sociedades de consumo. En esta metáfora,quienes sufragan acuden al “supermercado político”, voto en mano,como mercancía en búsqueda de intercambio, a “comprar” un bienconsumo que resuelva sus problemas. Situación semejante en Méxicocuando se llamó a votar por Vicente Fox en el año 2000 para expulsar al PRI de la presidencia, y en 2006 por Andrés López Obradorcon la prédica de evitar la llegada de la ultraderecha al poder.Al final del EB como modelo del desarrollo capitalista, se inicióla reprivatización de sectores estratégicos de las economías nacionales y de las instituciones de seguridad social, entre ellos, los sistemas de pensiones, jubilaciones y educación. Entonces el mercado

5Son “ los aparatos de dominación centralizados y burocratizados que conquistaronel poder concentrado (‘monopolio de la violencia’) sobre un territorio definido y losindividuos que habitaban en él tras la disolución del orden social corporativo-feudaleuropeo” (Hirsch, 1996: 51).César Silva MontesVol. 17 número 34 2008se erigió en el actor social dominante y en el principio regulador delas relaciones y la vida política, social y cultural de las naciones. LosEstados-nación5 perdieron legitimidad: para supervivir se alinearona los intereses del mercado, abandonando el proyecto de bienestarsocial, y se convirtieron en un Estado de competencia preocupadopor ofrecer las mejores condiciones de operación y en paraísos parala inversión capitalista de las empresas globalizadas. Entonces lasempresas se encumbraron como la “ única organización capaz deasegurar la mejor gestión (para el desarrollo económico) a través delmundo de los recursos materiales e inmateriales disponibles” (Anguiano, 1995: 405-406).Con la debacle del EB, apareció el Estado nacional de competencia (ENC) cuyo propósito fundamental es optimizar las condiciones de rentabilidad del capital nacional en el mercado mundial,en relación con el proceso de acumulación globalizada y ligado a losintereses de las grandes empresas y las élites estatales. En el ENCsus conductores buscan reconstruir el poder estatal y la soberaníabasados en la nación, encaminados a ejercer cierto grado de controlsobre los flujos de riqueza, información y poder. Pero por esta senda,los Estados-nación funcionan menos como entidades “soberanas” ymás como componentes de un “sistema de gobierno” internacional(Castells, 1999: 334), donde confluyen los intereses de los miembros.Un ejemplo es la Unión Europea donde se cuestiona cómo se determina la pertenencia a una comunidad política, cultural y social, convertida en un bloque regional de competencia. Además, posterganlos intereses políticos y sociales internos, y las necesidades de ingresode la sociedad en su conjunto. Se genera una nueva forma de Estado autoritario, excluyente y empobrecedor que compite ofreciendomano de obra barata, infraestructura acorde a las exigencias de losinversionistas y con una laxa legislación ambiental.243

Las dimensiones de la globalizaciónNóesis244El recuento de la transformación del EB en ENC a escala planetaria arroja similitudes con los procesos recientes en México, y esun ejemplo del fracaso de las políticas globalizadoras en favor deldesarrollo independiente de los países. La comprensión de la crisis mexicana iniciada en 1994 no puede prescindir del entorno dela globalización económica, ideológica y tecnológica. Tampoco paraplantear la posibilidad de recuperar la soberanía nacional.México en la globalizaciónCastells (1999) realiza un análisis específico de la crisis contemporánea de los Estados-nación. Toma el caso de México para ilustrar cómouno de los regímenes más estables del mundo durante seis décadas, sedesintegró en unos cuantos años en el contexto de la globalización, laidentidad y de una sociedad transformada. En este sentido, Méxicoes un ejemplo de cómo el capital financiero y monetario se difundepor todo el planeta sin control como una red de redes, compleja ydiferenciada, pero sumamente frágil, con inestabilidad financiera y especulación, pero que no afecta a los países del Norte.Siguiendo con Castells (1999), la estabilidad social y política delEstado mexicano fue posible por las conexiones entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la sociedad civil, porque el sistemapriista era a la vez un régimen político y la estructura del Estado. ElPRI se vinculó con la sociedad civil mediante la construcción de laidentidad indígena, el nacionalismo y el clientelismo político; yla persistencia del régimen se debió a que la camarilla priista ejerció la corrupción sistemática y ordenada rotando puestos políticosy posibilidades de hacer negocios a muchas personas. El perfil delpartido fue nacional y populista, representante de los intereses de laburguesía nacional y del capital extranjero.Todo se vino abajo en 1994, año del TLC, del levantamiento zapatista, de los asesinatos de Luis Donaldo Colosio y de FranciscoRuiz Massieu, y de la devaluación del peso de fin de año. Esta situación tiene su antecedente inmediato en la implementación delprograma de austeridad de Miguel de la Madrid, que originó una

César Silva MontesVol. 17 número 34 2008recesión y rompió el pacto social con sindicatos y sectores populares urbanos. El terremoto de 1985 que permitió la organizaciónde la sociedad civil, la escisión de la corriente democrática del PRIy el fraude electoral a favor de Carlos Salinas de Gortari en 1988,obligaron al gobierno a extender los márgenes de democracia en lasociedad y a conseguir legitimidad en la integración global.El levantamiento zapatista unificó a una sociedad civil golpeada en lo económico y relegada en lo político. La rebelión indígenaacabó con la mitología de que los supuestos beneficiados de la revolución eran las excluidas y los excluidos. Desprestigiado el gobiernode Salinas porque la rebelión indígena evidenciaba que México aúnpertenecía al tercer mundo, el descrédito alcanzó a Colosio y fue asesinado. Ante el ambiente de desconfianza salieron los capitales. EUy el Fondo Monetario Internacional (FMI) rescataron a la economíamexicana aportando 20 mil y 8 mil millones de dólares, respectivamente. Así, México profundizó su dependencia económica. La crisismexicana fue calificada como la primera del siglo XXI, mostró lafragilidad de la economía mundializada y la penetración de las redes criminales globales (Castells, 1999). No obstante, para Castells,los saldos son alentadores: una sociedad civil más culta y con nuevosmétodos de expresión y organización; se minó el poder de Televisa;el zapatismo recuperó el poder de identidad y tendió puentes entrelos verdaderos indios e indias; los sectores pobres y urbanos educadosbuscaron nuevas utopías; la nación mexicana se unió contra el PRI.Por otra parte, el desmembramiento del PRI posibilitó el arribode la derecha al gobierno en el año 2000 y no trajo un gobierno másdemocrático, sino la repetición de una administración favorable ysubordinada a Estados Unidos. Poco cambió durante el sexenio deVicente Fox, del PAN, porque siguió la política del desarrollo estabilizador de favorecer al capital transnacional, entregándole los sectores más rentables y transformando el aparato productivo conformea las estrategias internacionales, además de protección, subsidios yhasta financiamiento. El mercado interno cerrado y la dependenciatecnológica, de insumos y financiamiento aumentaron el déficit de labalanza de pagos y se optó por el endeudamiento externo para crecer.245

Las dimensiones de la globalizaciónFox, igual que desde Luis Echeverría, priorizó el pago de la deuda yla vinculación política y económica con Estados Unidos.Otras coincidencias del gobierno de Fox con sus antecesores desde Miguel de la Madrid, son: la primacía del control de la inflaciónsobre el gasto social; la política monetaria de flotación del peso y elaumento mensual en gasolina, gas y electricidad; la insistencia enla privatización de las industrias petrolera y eléctrica; el intento deaumentar el Impuesto al Valor Agregado para elevar la recaudaciónde impuestos y el presupuesto del gobierno; los programas compensatorios aplicados en las zonas en extrema marginación como Contigo y Oportunidades para prevenir revueltas sociales. Estratagemasorientadas a conformar un ENC para atraer inversión y provocar lascondiciones de certidumbre para la rentabilidad del capital.NóesisEl Estado nacional de competencia en el foxismo: crisis eilegitimidad246Desde el principio de su gobierno, Vicente Fox viajó al extranjero para promocionar el país como un ENC, ofertando la inversiónprivada en los sectores energético y eléctrico, propio de un gobierno que se autoproclamó de empresarios y para los empresarios. Elllamado, por algunos analistas, gobierno de la alternancia, repitió lasprácticas priistas, evidenció la fragilidad del sistema electoral y derepresentación republicana y no promovió el control social sobre laclase política. Los problemas y contradicciones de la política de Foxfueron múltiples: la difusión de las banalidades de su vida personal;el arrebato de yo por qué cuando se le pidió resolver el problema entrelas televisoras CNI y Televisión Azteca; la incapacidad para combatir la corrupción en la administración pública y de los hijos de MartaSahagún; el financiamiento extranjero durante su campaña electoralal organismo Amigos de Fox; el pírrico crecimiento de la economía; lapérdida de controversias constitucionales, como el amparo que ganóel Grupo Azucarero Mexicano para la devolución de los ingeniosexpropiados; las cuestionadas elecciones de 2006. Para cerrar el recuento, como una “burla del destino”, la promesa de Vicente Fox

678Es un vehículo alemán marca Volkswagen que por su austeridad, bajo precio en elmercado automovilístico y durabilidad, en México se convirtió en el prototipo de autoal alcance del presupuesto de la clase media baja.Así se les nombra a los pequeños negocios que permiten a la gente convertirse en supropio patrón, tener independencia económica y obtener ingresos que le permita vivircon pequeños lujos de vez en cuando.La abstención en 1994 fue de 22%, en 2000 de 36% y en 2006 de 41.5%. El padrónelectoral creció de 1994 a 2006 en 26 millones y el número de votantes en 6 millones.La abstención en 2006 alcanzó 29 millones 716 mil 943 ciudadanos, la votación paraFelipe Calderón y López Obrador llegó a 29 millones 600 mil 023 votos. Cfr. SergioRodríguez (2006: 55).César Silva MontesVol. 17 número 34 2008de que las personas obtuvieran tele, vocho6 y changarro7 durante susexenio, no se realizó porque a la mitad desapareció el Volkswagen,elementos considerados por el ex presidente como la aspiración detodo mexicano y mexicana.O su insistencia en privatizar el servicio de energía eléctrica, el14 de agosto de 2003, día del apagón en Nueva York por fallas en lamodernización y mantenimiento de las instalaciones administradaspor empresas privadas. O el rechazo a la construcción del aeropuertoen San Salvador Atenco, que pretendía despojar al campesinado desu tierra para comercializarla en beneficio del empresariado y queterminó con la represión de mayo de 2006. En agosto de 2003, Amnistía Internacional informó sobre la incompetencia del gobiernofederal para descubrir a los homicidas de las mujeres asesinadas enCiudad Juárez. Además, los problemas con los pagarés del Institutode Protección al Ahorro Bancario (IPAB) y la presión sobre periodistas para que revelaran sus fuentes de información, acotando lalibertad de expresión.En el plano político, en 2003 y 2006 los partidos se desdibujaron, usaron el “marketing”, intentaron ubicarse en el inexistentecentro político y no se apreció alguna propuesta distinta al modeloeconómico o democrático actual. Las encuestas avalaron la escasacredibilidad del electorado en los partidos, candidatos y propuestas. Cuando la lógica electoral suponía el fortalecimiento del sistema de partidos, el abstencionismo demostró lo contrario: a mástransparencia en la votación, menos sufragios.8 Esta relación puede247

Las dimensiones de la globalizaciónNóesis248entenderse por el desfase entre promesas y cumplimiento, encabezado por Vicente Fox y seguido por los partidos políticos. La crisisde los partidos obligó a que 20 senadores propusieran la creación deun “consejo económico y social”, integrado por representantes de lasociedad para opinar sobre las reformas necesarias para el país, perosin depositar en las organizaciones sociales o en la gente el poder dedecisión (Silva, 2003).Wallerstein (2006) realiza un recuento de las fallas e incumplimientos de los partidos en el mundo y su similitud con los sucesosen México: todos prometieron superar la polarización económica;mayor inclusión de la ciudadanía y democratización del Estado; unagenuina participación popular en todos los niveles de gobierno; laexpansión de la educación y los servicios de salud. Pero permanecenla polarización de la pobreza, las divisiones de clase, las decisioneslas siguen tomando desde la cúpula y la iniquidad en la distribuciónde servicios públicos. Por esto, desde 1968 hubo una reacción contralas estructuras de poder capitalista y los partidos de izquierda queno alcanzaron las transformaciones revolucionarias prometidas. Enel país sobran ejemplos de la inconsecuencia de los partidos políticos que asumen las mismas estrategias socioeconómicas neoliberales,bajo el pretexto del realismo global.Durante el sexenio foxista, las promesas incumplidas y el fracasomarcaron su gobierno. Los errores de Fox y su aversión hacia López Obrador, lo empujaron a coligarse con Elba Esther Gordillo, losempresarios y los medios de difusión para perpetuar el fraude el 2de julio de 2006 a favor de Felipe Calderón. Tal hecho desacreditala opción electoral para el cambio político y genera coyunturas queabonan a la postura de algunos grupos armados de utilizar la guerracomo una vía de transformación social. En lo legal, los magistradosque calificaron la elección reconocieron irregularidades —entre ellas,la intervención de Vicente Fox a favor de Calderón y del empresariado comprando propaganda—, pero validaron el triunfo del panistaporque no se pudo medir el impacto de estas acciones en los resultados de la votación. Por su parte, el Instituto Federal Electoral (IFE)el día de la votación manipuló los resultados preliminares, se mostró

César Silva Montesparcial y declaró ganador a Felipe Calderón sin las facultades paraello. El cuestionamiento a la elección presidencial de 2006 cierra elcírculo de la ilegitimidad de Vicente Fox, iniciada con la sanciónque le impuso el IFE al Partido Acción Nacional, quien lo postulóa la Presidencia de la República, por el financiamiento externo a losAmigos de Fox, que violó la ley electoral.Para cerrar el recuento de la administración foxista, dos ejemplos delfracaso de la política económica que se observan en Ciudad Juárez:1) la crisis de la industria maquiladora (IM) en el marco del ENC; y2) el auge del narcotráfico, como una ironía, de cómo esta frontera seintegró a los mercados internacionales de producción y distribuciónde drogas. Desde el año 2000 y hasta mediados de 2004, luego en2008, en la IM de la ciudad disminuyeron las prestaciones, se redujoel empleo y bajó la contratación de profesionales. En respuesta, a escala estatal, el ENC subsidió con 50 millones de dólares a Electroluxen terrenos e incentivos fiscales, 500 mil pesos a la empresa ADCpara capacitar a nuevo personal técnico; además, Thompson, Delphi,Yazaki y otras recibieron exenciones o reducciones en el pago deimpuestos estatales, dentro del Programa de Retención de Maquiladoras (Silva, 2004).La importancia de la maquiladora en 2006, se reflejó en las 2 mil822 empresas establecidas en el país que representan el 44% de lasventas al exterior (Norte, 30-X-2006 a 5-X-2006, p. 2E). Pero también esa importancia se transforma en una crisis mayor, por ejemplode Delphi, proveedor de General Motors, empresa en quiebra y queempezará el recorte de empleados administrativos a nivel mundial.Así, preocupados por la competencia con China, un empresario maquilador espera de Felipe Calderón: “La certidumbre de que la industriamaquiladora va a mantener las facilidades con las que hoy cuenta” (ídem,p. 16E). El saldo luego de la crisis maquiladora es: bajos salarios, despidos, contaminación, nula libertad sindical, desarrollo tecnológicoincipiente y profundización d

Nóesis 240 Las dimensiones de la globalización caderías que estableció Marco Polo entre Oriente y Occidente. Ul-rich Beck (199